Osasuna 0 FC Barcelona | Ganó la fe

osasuna-0-fc-barcelona-gano-la-fe-fcbutelevision-com

osasuna-0-fc-barcelona-gano-la-fe-fcbutelevision-com


Ayer era uno de esos días marcados en el calendario barcelonista en los que se podía dar un puñetazo sobre la mesa o se continuaba instalado en la depresión que trajo consigo Valverde al final de su época como entrenador. El Barça debía de elegir su rumbo de los próximos tiempos. Por un lado no conseguir la victoria era sinónimo de no haber pasado hoja del pesimismo. Ganar por contra suponía dar un golpe de autoridad. No quiere decir que el Barça lo tenga ya todo ganado pero si que se ansia salir de ese espacio depresivo en el que se encuentra el barcelonismo desde hace ya unos años cuando con Valverde se empezó a coquetear con los desastres europeos. Osasuna 0 FC Barcelona | Ganó la fe

Inicio catastrófico

Con el gol tempranero en contra y con un arbitraje poco ecuánime como los que acostumbra a hacer un personaje de la talla de Gil Manzano todo parecía abocarse al desastre. Tras el gol revisado por Iglesias Villanueva en el VAR y concedido sin la revisión del mencionado Gil Manzano más de uno mascaba la tragedia. Como si de un capítulo de seré de suspense se tratará llegó el segundo acto cuando el colegiado expulsó a Lewandowski. No entraremos aquí en la justicia o no de su expulsión pero hay que recordar que el colegiado madrileño el que acostumbra a tener trofeos de jugadores destacados barcelonistas expulsados. A pocos le sorprendía las ganas del colegiado de hacer honor a su leyenda y que expulsará al ariete polaco.

Más de uno apagó la televisión y se fue a dormir o a ver una serie de humor para quitar ese estado en el que se ha instalado demasiado tiempo el barcelonismo. Por si fuera poco en el trayecto al túnel de vestuarios, en el tercer acto de este capítulo de terror el colegiado expulsaba a Piqué . El central barcelonista se despedía del fútbol haciendo el segundo acto para su presidencia al Barça. El primero fue renunciar a lo que se le debe y despedirse entre lágrimas del barcelonismo.

Esperanza tras el descanso y extásis final

El tiempo comenzó a pasar tras el descanso y Xavi no hacía ningún movimiento. Parecía que este nuevo capítulo de depresión culé iba a sumar un nuevo acto. De repente una conexión entre dos de los jugadores menos estimados en la actualidad por el barcelonismo, Alba y Ferran Torres, dio lugar a un rebote que aprovecho Pedri para marcar el empate. Minutos antes el propio Ferran había visto como le anulaban un gol por fuera de juego claro.

Más de uno que había apagado la televisión soñaba que esta tragedia culé tocase a su fin. Ello pasó a menos de 5 minutos del final cuando Raphinha , que había entrado por Dembélé , marcó un gol precioso tras un desmarque de ruptura, como me gusta este término, que supo ver Frenkie de Jong.  Con el gol en muchas gargantas culés pocos se dieron cuenta que Gil manzano le decía al portero local, Aitor Fernández, que ahí no podía hacer nada.  El colegiado dio 4 minutos más de añadido en los que más de uno se fueron a mirar por la ventana pensando que la pesadilla podía comenzar a desvanecerse. Y así fue. El colegiado había conseguido su trofeo, Lewandowski, el Barça mantener el liderato hasta la vuelta del mundial y los culés quitarse esa sensación de tristeza que los acompañaba desde hacía demasiado tiempo.

Muchos podrían decir que era el triunfo de la fe contra viento y marea y no es de extrañar la imagen de los jugadores al celebrar la victoria. Se habrá salido de la pesadilla o será un capítulo más de este tragedia barcelonista que no parece tener fin. La resolución en el próximo capítulo que será el último día del año.

Miki Nieto


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: